27/7/16

Los hábitos alimenticios de las personas obesas podrían ser similares a los patrones de los adictos a las drogas [27-7-16]

Los hábitos alimenticios de las personas obesas podrían ser similares a los patrones de los adictos a las drogas
 
Una experta en nutrición señala que podría estar en juego la sensibilización
 
Cuando se habla de controlar el peso, el tipo de refrigerio podría no importar, pero sí la persona que lo come.

Cuando los investigadores proporcionaron refrigerios "pecaminosos" a mujeres obesas y no obesas, las que tenían un peso saludable deseaban menos cantidad del tentempié con el tiempo, pero las mujeres obesas seguían queriendo más.

"Las mujeres obesas y no obesas responden a los refrigerios de alta densidad e hipercalóricos de forma distinta", señaló Jennifer Temple, autora principal del estudio, que aparece en la edición de agosto de la American Journal of Clinical Nutrition. "Para nosotros, esto subraya la necesidad de hacer estudios detallados que comparen mujeres obesas y no obesas en términos de cómo responden a los alimentos para tratar de comprender las cosas que mejor funcionan para fomentar hábitos alimenticios saludables".

"No se puede tomar algo que funciona en mujeres no obesas y creer que tendrá automáticamente el mismo efecto en mujeres obesas", agregó Temple, profesora asistente en ciencias del ejercicio y la nutrición de la Universidad de Buffalo en Nueva York.

Dicha información podría algún día ayudar a personalizar estrategias dietéticas en personas distintas.

De acuerdo con la información de fondo del estudio, apenas el diez por ciento de las personas que pierden peso mediante ejercicio y dieta logra mantener el peso a raya por cinco años.

Los científicos teorizan que una de las razones que explican la alta tasa de fracaso es que las personas sienten que se les priva de su comida favorita por lo que acaban compensando su periodo de abstinencia.

En un estudio anterior, el mismo equipo de investigación encontró que el "reforzamiento con comida", el término que usan para describir la motivación para comer, se redujo en las mujeres no obesas a las que se les pidió que consumieran su refrigerio favorito, ya fuera M&Ms o galletas Oreo, durante varios días de seguido.

"Tras dos semanas con el mismo refrigerio, las mujeres regresaron al laboratorio y aseguraron 'no quiero volver a ver las papitas ni en pintura'", dijo Temple. "No tenían ningún interés en trabajar para obtener el refrigerio como recompensa".

Pero una porción de 300 calorías es algo grande, así que los investigadores decidieron hacer un estudio similar pero con porciones más pequeñas (100 calorías) y porciones grandes. Además, un tercer grupo de mujeres no consumió las calorías del refrigerio. En el estudio participaron 31 mujeres obesas y 27 no obesas.

Se pidió a todas las participantes que "trabajaran" para obtener su recompensa en tareas mediante un programa computarizado configurado como una especie de máquina tragamonedas. Cuando coincidían todas las formas en pantalla, las voluntarias ganaban puntos para comer.

A las mujeres se les daban porciones preempacadas de su refrigerio favorito para que la comieran todos los días durante dos semanas. Los refrigerios caían en dos categorías: altos en grasa y en azúcar (galletas, dulces) o sabrosos, es decir sólo altos en grasa (como papitas fritas).

"Tanto para las porciones de cero como 100 calorías, los grupos obesos y no obesos obtuvieron los mismos resultados", dijo Temple. "El reforzamiento con comida no cambió antes y después de dos semanas, según lo esperado".

Sin embargo, las mujeres no obesas que comieron las porciones de 300 calorías no mostraron ningún incremento en la motivación para comer, pero sí las mujeres obesas que consumieron las porciones más grandes, halló el estudio.

"De hecho trabajaron con más ahínco para la recompensa", dijo Temple. "Y esto nos sorprendió. Anticipamos al comienzo que no veríamos una reducción o una reducción tan sustancial, pero no esperábamos ver un incremento".

En algunos casos, las mujeres informaron que seguían queriendo el alimento, aunque ya no le gustara.

El patrón es muy similar al observado en adictos a las drogas.

"Sopesamos la idea de la sensibilización, que ocurre con el uso de drogas", dijo Temple. "La respuesta a las drogas disminuirá de hecho con el uso repetido".

Y eso conlleva a un mayor consumo de drogas.

"No llego a calificar el comer en exceso como una adicción", agregó. "No creo que tengan las mismas características, pero creo que podemos aprender mucho sobre el comportamiento de comer en exceso del mundo de las drogas. Estamos aplicando los mismos paradigmas experimentales a los alimentos para ver si las personas obesas son más susceptibles a tener una mayor respuesta a la administración repetida de alimentos".

Marianne Grant, dietista registrada y educadora en salud del Centro de educación en salud Coastal Bend del Centro de Ciencias de la Salud de Texas A&M en Corpus Christi, dijo que algún otro factor podría estar en juego.

"Esto me sugiere que las personas obesas no están comiendo por hambre", dijo Grant. "Sino que comer llena alguna otra necesidad".

"Todo el mundo es distinto y aborda la alimentación de forma diferente", dijo. "Lo que funciona para una persona puede que no lo haga en otras. Comer en exceso podría deberse a razones distintas al hambre. Y necesitamos abordar esas razones".
 

2 comentarios:

  1. Hola!! me gustaría contactar personalmente con la persona encargada del blog. Me parece muy interesante y me gustaría poder colaborar.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. hoola quisiera saber más sobre la persona que creo este blog puess yo quisiera que me diera.consejos pues yo sufro de unos kilitos de más y apenas tengo 16 años x fis es urgente !!!urgente!!!!

    ResponderEliminar